He vuelto… Y con mas tips que nunca!

Pido disculpas por el abandono radical (hace mas de un año de mi última entrada) he tenido sendos cambios en mi vida personal que me alejaron un poco de mi blog y aunque esto no es excusa, es la realidad; pero he vuelto y con un montón de tips aprendidos en estos últimos meses.

Como todo cambia constantemente, durante este último año muchas cosas cambiaron con respecto a mi dieta, he descubierto nuevas marcas y lo mas importante Dios me ha permito emprender algunos viajes que me llevaron a descubrir nuevos platos que no sabían que existían y menos que me iban a encantar de tal forma hasta el punto de querer replicarlos.

Colombia

Tuve la oportunidad de después de muchos años de volver a Colombia a la despedida de soltera de mi soulmate versión femenina (pero esto es otro post) y comí como loca sin cargos de conciencia, y es que al igual que en Panamá, usan muchísimo el plátano verde, para los que no lo recuerdan es uno de mis alimentos favoritos; la frijolada estuvo buenísima y el famoso ajiaco bogotano (ojo la crema de leche y la alcaparra siempre es opcional) fue una manjar para mi paladar pero lo que me gustó era el aguacate, supongo que es por el clima, y es que el sabor de los aguacates en Colombia para mi serían como lo que para otras personas fuera el Caviar.

Lo mejor de todo era que todos estos alimentos lo podemos comer los celiacos porque están hechos a base de papa, plátanos, frijoles, arroz, pollo, entre otros; alimentos que se encuentran en la rama de lo permitido para los  celiacos.

Ahora bien, para nosotros los panameños la gastronomía Colombiana es mucho mas accesible que la propia de nuestro país, sin embargo, debo reconocer que en los mercados de la localidad el incremento de productos libres de gluten y lactosa han sido bastantes favorables para mí y creo que para el resto de los consumidores con estas intolerancias; sigo pensando que en su mayoría son costosos, sin embargo, veo que hay algunas marcas que entrado al mercado panameño que no son tan onerosas y que tienen un buen sabor.

Polonia

El pasado mes de Julio tuve la oportunidad de asistir al encuentro multitudinario con el Papa Francisco denominado: Jornada de la Juventud mejor conocido por sus siglas JMJ en la ciudad de Cracovia, Polonia; debo confesar que este encuentro fue toda una aventura en cuanto a mi alimentación se refiere.

Yo asistí con una realidad de la iglesia católica denominada El Camino Neocatecumenal, y para el camino es parte de la formación el quedarse en casas de otros hermanos catecúmenos cuando se da este tipo de eventos.

Yo me quedé en tres casas diferentes dos en Varsovia y una en Lublin, y descubrí la magia gastronómica de los polacos, debo admitir que ellos ya sabían que iban a atender a una persona con enfermedad celiaca, pero aún así se esmeraron por hacer platillos autóctonos libres de gluten para que yo pudiese comer. En esto descubrí que definitivamente que aún me falta mucho por implementar en mi cocinita.

En Polonia utilizan mucho el arroz, el maíz, las salchichas, pan (sin gluten en nuestro caso), los pepinos entre otros. Me sorprendió mucho un platillo que era a base de arroz con maíz y un aderezo de mayonesa, que tenía un sabor muy peculiar pero super a gusto para el paladar.

Como dato a saber: Es impresionante lo barato que son los productos libres de gluten en este país, con $8.55 hice un mercado bien sustancioso para mi semana en Cracovia.

España

De regreso a casa paramos en España y bueno para qué mentirles? Comí gambas al ajillo, mi amada torta española, albóndigas y cordero, sin contar que las magdalenas sin gluten fueron uno de mis bocadillos favoritos. Y lo mejor de todo es que estos alimentos todos son permitidos en nuestras dietas y a excepción de las magdalenas y cordero, todo lo demás es muy fácil de encontrarlo en nuestra tierrita istmeña.

Regreso a Panamá

En los mercados de la localidad el incremento de productos libres de gluten y lactosa han sido bastantes favorables para mí y creo que para el resto de los consumidores con estas intolerancias; sigo pensando que en su mayoría son costosos, sin embargo, veo que hay algunas marcas que entrado al mercado panameño que no son tan onerosas y que tienen un buen sabor.

I’m back, and with more tips than ever!

Forgive me for the radical abandonment (it’s been over a year since my last post). I’ve experienced a lot of personal changes over the past year– not an excuse, just reality. But I’m back now, and with all new tips to share!

Many things have changed over the past year with respect to my diet. I’ve discovered new brands, and most importantly, God has permitted me to experience several amazing trips through which I discovered many delicious foods I never even knew existed. In fact, I loved some of these recipes so much, I wanted to learn how to replicate them in my own kitchen.

Colombia

Finally had the opportunity to return to Colombia for the bachelorette party of my soul sister (but that’s a different post for a different day). During this trip I ate with reckless abandon, as most Colombian dietary staples are Celiac-friendly, consisting largely of potato, plantain (my favorite), beans, rice, and chicken. In fact, Colombian cuisine is actually more accessible for people who are intolerant of gluten and lactose than that of Panama.

 Some gastronomical highlights included the wonderful frijolada, and the famous ajiaco bogotano, which was a delight to the palate (heavy cream and capers are optional). I also love the taste of Colombian avocados, which are the caviar of avocados in my opinion. Their unique flavor being a result of the country’s favorable climate.

Poland

Last July, I had the opportunity to attend Pope St. Francis’ World Youth Day in Krakow, Poland. This trip was definitely an adventure, as far as my diet was concerned. I attended with a Catholic group called El Camino Neocatecumenal (in English, the New Catechumenal Way), and part of the experience involved homestays with fellow catechumenal members.  

I stayed in three different homes (two in Varsovia and one in Lublin), and discovered the true magic of Polish cuisine. My hosts were aware of my Celiac disease prior to my arrival, and went out of their way to prepare traditional dishes that accommodated by diet. Through their kindness, I discovered many new flavors to bring home to my own kitchen.  

Polish dietary staples consist largely of rice, corn, sausage cucumber and bread (gluten-free in my case). In particular, I was pleasantly surprised by a rice and corn dish made with a mayonnaise dressing that had a very distinct but delicious flavor. I was also pleased to discover the affordability of gluten-free products in Poland, which allowed me to equip myself with a week’s worth of food for just $8.55.

Spain

On our way back home to Panama, we stopped in Spain – and who am I fooling? We feasted – on prawns in garlic, my beloved Spanish cake, dumplings, lamb and gluten-free cupcakes (which became my favorite snack). All of which are easily found in my little isthmian country, with the exception of the lamb and gluten-free cupcakes.

Back Home in Panama

I must mention that the increase in availability of gluten and lactose-free products in local supermarkets has been really helpful not only to me, but all those that struggle with gluten and lactose intolerance here in Panama. While many of these products are more costly, there are some Panamanian brands that are both affordable and tasty.

IMG-20160822-WA0003[1]
El platillo polaco: Arroz con mayonesa, pollo y maíz
Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Maria de los Ángeles dice:

    Que bueno que volviste pequeña!!

    Le gusta a 1 persona

  2. dieta01.com dice:

    🙂

    Esta genial tu articulo y hay cuantiosas información que no sabía
    que me has aclarado, esta maravilloso.. te quería agradecer el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por aconsejar a personas
    como yo jojojo.

    Besos, saludos

    Le gusta a 1 persona

  3. jugos10.Net dice:

    🙂

    Muy motivante tu redaccion y hay muchas informacion que no conocia que me
    has enseñado, esta genial.. te queria reconocer el espacio que dedicaste, con unas
    infinitas gracias, por aconsejar a gente como yo jejeje.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  4. 🙂

    Que tiempo has dedicado a tremendo a porte y hay muchas información que
    no conocía que me has enseñado, esta genial.. te quería corresponder el espacio que dedicaste, con unas
    infinitas gracias, por instruir a personas como yo jejeje.

    Adios

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s