Sabías que La Contaminación Cruzada es…

Uno de los mayores peligros que enfrentamos en esta enfermedad; se vuelve incontrolable una vez que estamos fuera de casa y aun cuando estamos dentro, suele pasar que no tenemos el debido cuidado. Lamentablemente la única manera de tener la certeza de que no lidiaríamos con este mal, sería comiendo en un local que sea 100% libre del gluten. En Panamá hay varios locales que ofrecen las opciones de alimentos sin gluten, pero hasta el momento solo conozco de uno que maneja todos los productos sin trigo, avena, cebada y centeno; y por ende no existe peligro de tener ningún tipo de contaminación en la ingesta de los alimentos brindados por ellos.

Voy a tratar de explicarles de manera entendible en qué consiste la contaminación cruzada. En groso modo, es cuando un alimento libre de gluten tiene contacto con otro que sí lo tiene o con el gluten. Y aunque parezca sencillo, es muy difícil poder controlar cuando en la cocina existen alimentos que contienen gluten; desde los utensilios, hasta la esponja que utilizamos para fregar quedan con estas mini partículas, contaminando así nuestros implementos de cocina que, en teoría, están listos para ser utilizados. Esto, sin contar en los casos de aquellos que en la misma cocina están preparando ambos tipos de comidas unas sin y otras con gluten.

Un ejemplo común es cuando se está cocinando pasta en una olla: tenemos pasta con gluten y en otra pasta sin gluten, supongamos que el chef ha tenido todos los cuidados de no tocar ninguna de las dos pastas con los mismos utensilios y a la hora de servirla vierte ambas pastas en sus respectivos platos, toma el cucharon y sirve la salsa en el plato de la pasta con gluten topando por encima la pasta (una situación que suele ocurrir con mucha frecuencia), vuelve a tomar salsa (habiendo topado la pasta con gluten) y la dispersa en el plato de la pasta sin gluten. Y salen ambos platos listos para ser consumidos. Dentro de unas horas la persona celiaca tendrá su estómago hinchado e iniciará ese dolor de barriga digno de la inflamación intestinal es que producto de dicha contaminación.

¡Imagino que pensarán que radical o que exagerada! Pero no, lamentablemente funciona así, no se puede tener ni el más mínimo contacto con alimentos que en su compuesto tengan gluten, si se quiere tener una dieta libre de trigo, avena, cebada y centeno; si queremos poder recuperar las vellosidades del intestino delgado y así volver a filtrar los nutrientes de los alimentos que ingerimos.

¡Recuerden: nosotros no tenemos un problema al ser diagnosticados como enfermos celiacos, simplemente tenemos una ventaja sobre el resto de los seres humanos! La ventaja de que nuestro cuerpo nos pueda indicar qué es lo que le hace bien y qué no. Saben que no todas las personas tienen este beneficio con sus cuerpos.

Ánimo, depende de nosotros que nuestro segundo cerebro, el estómago, esté bien!

Nos vemos en la próxima

Do you know that Cross Contamination….

Is one of the most dangerous issues faced by people with Celiac disease; as soon as you leave home, it’s out of your control, and can even be problematic at home without the proper care.

Unfortunately, the only way to be certain that your food has not been subject to cross-contamination is to cook and eat in places that are 100% free of gluten products.

While various eateries in Panamá now offer gluten-free options, there’s only one I’m aware of which exclusively uses gluten-free alternatives, therefore running zero risk of cross-contamination. 

So how does cross-contamination occur exactly? To put it simply, cross-contamination can occur in any kitchen containing wheat, oats, barley or rye. And although this may seem melodramatic, cross-contamination is a very real threat for people with Celiac and other food sensitivities, because it can happen so easily. From the utensils to the dish sponge, anything in a kitchen containing gluten products is a potential source of cross-contamination.  

Say, for example, you’re preparing one pot of regular pasta, and another pot of gluten-free pasta. You’ve been careful not to stir the pastas with the same utensil, and upon serving, place the pastas in completely separate dishes.

When it’s time to ladle tomato sauce over your regular pasta, you might accidentally touch it with the bottom of your spoon without even realizing, and then use that same spoon to ladle sauce over your gluten-free pasta.

Within a couple of hours, the person with gluten intolerance will be suffering from uncomfortable stomach and intestinal inflammation, all due to this tiny instance of cross-contamination.

I can imagine you might be thinking this is an exaggeration – that there’s no possible way such a seemly insignificant amount of gluten could cause such a reaction. But unfortunately this is the reality of cross-contamination for those of us with Celiac disease. We cannot have even the slightest contact with wheat, oats, barley or rye if we want to maintain the health of our villus, which are the structures of our small intestine responsible for filtering nutrients from our food.

REMEMBER: being diagnosed with Celiac disease does NOT mean you have a weakness – in fact, I see it as an advantage over the rest of humanity, because our bodies are able to clearly communicate what works and what doesn’t.

So cheer up! It’s up to us to make sure our “second brain, the stomach, is healthy!

Until next time!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s